filter_list

Pasos para crear una empresa desde cero


Mazo de juez


Hace décadas que los “emprendedores” existen, no es algo nuevo, aunque el término sí que lo es. Hace varias décadas atrás, aquella persona que quisiera comenzar a ser un empresario sólo tenía que abrir su negocio o montar una empresa y esperar a que llegaran los clientes. La mayoría de los recursos se invertían en los productos y en la parte comercial porque no contaban con las tecnologías que hay hoy en día. Ahora el panorama mercantil ha cambiado, las empresas que se resignan y no cuentan con una parte online acaban muriendo y, en cambio, las que cuentan con ella no tienen todas a su favor porque la competencia es tan alta que es muy difícil destacar por encima de otros. Pese a esto, cada vez son más las personas que deciden lanzarse y emprender con sus productos o servicios.Si tú eres uno de esos atrevidos y estás decidido a crear una empresa desde cero, a continuación, te mostramos una lista de los pasos que debes seguir para hacerlo.

 

Investiga el mercado y las posibilidades de negocio

Sin una idea principal de lo que quieres hacer, es imposible que comiences la aventura de emprender. Necesitas tener una idea del producto o servicio que vas a ofrecer, estudia qué productos o servicios existen ya, cuáles son sus puntos débiles y sus puntos fuertes y estudia si necesitan una vuelta de tuerca. Puedes crear algo nuevo, enfocado en un nicho de mercado concreto o cambiar algo ya creado de forma que satisfaga las necesidades que tú crees que no satisface. Nuestro consejo es que te focalices en algo ya que el que mucho abarca, poco aprieta…

 

Arma un plan de negocios con tu idea

Emprendedor

 

En este punto es vital que busques la ayuda de profesionales del sector de las asesorías y consultorías. Necesitas saber cuál será la forma jurídica de tu negocio, si sociedad anónima o sociedad limitada. Para ello, deberías consultar con un asesor, ten en cuenta que muchos de ellos son abogados por lo que saben lo suficiente como para poder guiarte y estarán dispuestos a prestarte sus servicios jurídicos cuando lo necesites. Una vez elegida la forma jurídica de tu negocio y de haber conseguido la certificación negativa de tu negocio, es muy importante que crees el plan de negocios de tu empresa.

 

¿Cuál es tu capital social? Consigue financiación

Desgraciadamente, nada es gratis y si quieres invertir es muy importante que cuentes con un capital que sea capaz de cubrir, al menos, los gastos que acarreará la legalización de tu actividad y tu empresa. El importe que debas invertir variará dependiendo del tipo de sociedad que elijas. Si te decantas por una sociedad limitada, el capital social que necesitas es de mínimo 3.000€, mientras que las sociedades anónimas tienen que tener un capital de mínimo 60.000€. Una vez te hayas hecho con el capital social necesario para arrancar tu empresa, es necesario conseguir financiación con la que cubrir gastos hasta que la actividad empresarial que lleves a cabo, empiece a dar sus frutos y puedas ser solvente sin necesidad de financiamiento externo.

 

Crea una estructura legal, solicita el NIF de la empresa

Si has llegado hasta aquí, estás cada vez más cerca de salir del ámbito burocrático y entrar en el ámbito empresarial, poniendo en práctica todas tus ideas y estrategias para conseguir tus objetivos como empresario. Debes crear una estructura legal y para ello lo mejor que debes hacer si no sabes cómo hacerlo, es recurrir a una asesoría legal. En ellas encontrarás a asesores legales que te ayudarán a establecer la estructura legal de tu empresa. Es importante que elijas bien una buena asesoría legal para el bien de tu negocio  y para evitar posibles problemas legales en un futuro.

Da el primer paso

¡Regístrate!

Y a ti, ¿qué se te da bien?

 

No dejes de lado el papeleo, acude al Registro Mercantil, date de alta en la IAE y legaliza los libros de sociedades

Constitución española y europea

 

Una vez tengas la estructura legal de tu empresa, es muy importante que la des de alta en el Registro Mercantil de la misma provincia en la que la empresa se encuentra domiciliada. A continuación, debes darte de alta en la IAE o como más comúnmente se conoce, Impuesto sobre Actividades Económicas, en la Agencia Tributaria más cercana y, por último, legaliza todos los libros de sociedades con los que cuente la empresa. Si todo esto te suena a chino, en Wannatry puedes encontrar a los mejores gestores que te llevarán todo este papeleo y evitarán meterte en algún problema legal.

 

Crea una estrategia de Marketing y arranca

Ya has avanzado tanto que has dejado atrás lo más “aburrido” de emprender, ahora es cuando empieza lo interesante. Reúne a tu equipo o contigo mismo si aún no tienes equipo o no lo quieres tener y crea una estrategia de marketing. Primero establece cuál será tu target y si necesitas una estrategia offline, si vas a dedicarte a vender tu producto y servicio como antiguamente, necesitarás establecer qué acciones aplicarás en el producto, en su distribución, en la comunicación que vas a llevar a cabo para venderlo y en su promoción. En cuanto a la estrategia de marketing online, primero establece tus canales de difusión, el contenido que vas a utilizar y cada cuánto tiempo vas a actualizarlo, etc. Elige el dominio para tu página web, el hosting en el que se alojará tu página web y encarga a un diseñador web el diseño del sitio. Tu web debe ser irresistible para el consumidor y futuro cliente y no te olvides de adaptarla a todos los dispositivos. Una vez que hayas hecho todo esto, necesitas establecer una imagen de marca o branding y trabajarla. A simple vista parece fácil, pero puede que necesites la ayuda de un asesor. Si ya la tienes sólo te queda arrancar.

 

Ajusta tu producto al mercado y avanza

Puede que lo que esperas no salga adelante al ritmo que esperas, si es así, para a pensar cuáles pueden ser los posibles fallos cometidos y estudia el mercado en el que te mueves. Puede que así determines dónde está el problema y puedas ponerle solución. Como puedes observar crear una empresa no es moco de pavo por lo que esperamos que con estos consejos hayas podido hacerte una idea del proceso y hayamos podido ayudarte a dar el paso.

Artículos relacionados

  • ¿Por qué es tan importante contar con la mejor asesoría legal para tu empresa?

    Todos los actores sociales necesitan asesoramiento legal en algún momento, desde individuos con dudas acerca de una herencia hasta empresas y grandes multinacionales. En el segundo caso, contar con un consultor jurídico – aún mejor si es específicamente un abogado corporativo-, es de vital importancia, tanto en la creación de la entidad como en el correcto desarrollo de su actividad. Una buena asesoría legal para empresas es una pieza fundamental del puzle. Hoy te ofrecemos cuatro motivos para buscar el mejor asesoramiento legal.
  • ¿Asesoría online o asesoría tradicional? Ventajas e inconvenientes

    Las asesorías legales son un gran pilar de apoyo para aquellos que crean sus propias empresas y no saben muy bien cómo llevar temas de carácter legal, fiscal o contable. En las asesorías siempre podemos encontrar una plantilla de trabajadores muy variada, desde abogados, pasando por contables hasta llegar a economistas, por lo que los servicios que prestan a sus clientes suelen ser muy variados. Con la aparición y masificación de las nuevas tecnologías, un sinfín de servicios tradicionales han comenzado a informatizarse y a transformarse en negocios online. Se han eliminado las oficinas físicas y se le ha facilitado al cliente un nuevo canal mucho más rápido y práctico para tener controlados todos los aspectos legales de su empresa, por lo que las asesorías tradicionales han empezado a decaer y, algunas de ellas, han desaparecido. Como pasa con todo, hay muchos clientes que se han pasado de lo tradicional a lo online y muchos otros que a la hora de elegir una asesoría legal para su compañía, se mantienen fieles a lo tradicional. Si eres el dueño de una empresa, de un negocio o te dedicas a la asesoría, hemos preparado este artículo para ti, para que sepas cuáles son las diferencias entre un tipo de asesoría y otro y para que seas tú quien decida finalmente qué hacer.