filter_list

¿Para qué sirve la terapia psicológica?


cartel de mindfulness


Pese a la cantidad de información que inunda la red y la mayor concienciación que en términos generales ha ido tomando la población, todavía existen ciertos estigmas sobre la psicología y las personas que acuden a un psicólogo. Existe una gran cantidad de mitos, tópicos y mentiras al respecto muy asentadas en una sociedad que mira con desconfianza a estos profesionales de la salud emocional.

En un sentido amplio casi cualquier representación cultural, especialmente el cine y la televisión, ha influido en la percepción que tenemos de los psicólogos y las personas que acuden a ellos. Se suele pensar que quien acude a una consulta de psicología es porque tiene impulsos incontrolables de ira, posee constantes pensamientos intrusivos o incluso padece algún tipo de enfermedad mental.

Dicha percepción no podría estar más alejado de la realidad. La mayor parte de las veces que alguien solicita la ayuda de un psicólogo es para hacer frente a una situación laboral o familiar que se le escapa de las manos, indecisión sobre qué estudiar en el futuro, o problemas emocionales

Sí, pueden darse casos extremos comos los anteriormente señalados, pero eso no justifica la mala imagen que como sociedad tenemos del psicólogo, a quien muchas veces se tacha de aprovechado y “saca cuartos”, poniendo en duda sus aptitudes profesionales.

En Wannatry queremos acabar con esto y por eso te presentamos los motivos reales por los que una persona decide acudir a un psicólogo, y cómo éste le ayuda a superar los problemas o pensamientos que le atormentan.

 

Conocernos a nosotros mismos

A los seres humanos nos atrae la idea del autoconocimiento. El hecho de poder conocer qué mecanismos de nuestra mente nos han llevado a actuar de una determinada forma es algo que verdaderamente nos apasiona. Esta fascinación puede convertirse en un arma de doble filo si ante una adversidad no logramos entender el porqué de nuestras acciones.

Ocurre en muchos casos que las emociones toman las riendas y nos impiden pensar con claridad. Nos bloqueamos, no sabemos qué hacer y esto nos impulsa a tomar decisiones precipitadas y erróneas que en circunstancias normales ni habríamos considerado oportunas. Esta confusión se agrava al no comprender qué es lo que nos ha llevado a actuar de tal forma.

El psicólogo puede ayudarnos a saber qué nos está ocurriendo y de esta forma recuperar el rumbo para sobreponernos a aquel problema o dificultad que nos atormenta. La luz al final del túnel comienza  a vislumbrarse cuando encontramos una explicación a los síntomas que hemos venido experimentando. 

reflejo de una chica en el agua

 

Ellos, los psicólogos, están ahí para escucharnos y saber orientarnos en un proceso que puede durar una sola sesión o varios días. El alivio que sentimos al habernos aclarado las ideas y haber entendido qué era aquello que nos impedía avanzar hace que veamos el problema desde otra perspectiva.

Dentro del marco del autoconocimiento, los psicólogos también pueden ayudarnos a comprender mejor a las personas que nos rodean. Aquí es donde nacen los prejuicios hacia la profesión y la falta de credibilidad. Son muchos los que afirman que es imposible para un psicólogo o cualquier persona en general ayudar a alguien en una situación o dificultad que el propio terapeuta nunca ha vivido.

Los escépticos olvidan que los psicólogos son expertos en evaluar el comportamiento humano y comprender los procesos cognitivos que los individuos procesamos a la hora de entablar cualquier tipo de relación con los demás. La terapia puede ayudarnos a profundizar en nuestro sentimientos, comprender cómo funcionan y de esta forma empatizar mejor con los problemas de nuestros semejantes

Da el primer paso

¡Regístrate!

Y a ti, ¿qué se te da bien?

Si conseguimos aislar los tabúes y recelos de nuestra mente conseguiremos crear una expectativas realistas de las relaciones humanas. Veremos el mundo que nos rodea tal y como es, y por ende, sabremos adaptarnos a  cualquier situación que requiera interacción con otras personas.

 

Gestión de emociones y resolución de conflictos

La Psicología como disciplina académica es la ciencia encargada del estudio de los procesos, sensaciones y percepciones del comportamiento humano. Somos seres complejos, con pensamientos y emociones que pueden parecer únicos a primera vista, pero que si indagamos en ellos veremos una serie de patrones comunes a todos nosotros.
 
Es cierto que cada persona puede reaccionar emocionalmente de forma distinta ante un estímulo o situación, pero existen mecanismos para aliviar el dolor o bloqueo que ciertas ideas pueden provocarnos. El psicólogo puede ayudarnos a modificar esas conductas autodestructivas para saber anteponernos a ellas frente a situaciones problemáticas o con un elevado nivel de estrés.

Las técnicas y estrategias de autocontrol que nos enseñe el terapeuta no valen por sí solas si no ponemos de nuestra parte. Una de las labores más difíciles a las que debe enfrentarse un psicólogo es que el paciente participe activamente en el proceso de aprendizaje. Si bien en adultos es un ejercicio que no requiere demasiado esfuerzo, con niños y adolescentes puede prolongarse demasiado en el tiempo.

Entender que los conflictos forman parte del día a día y se debe convivir con ellos es el paso más importante. Los psicólogos educan a las personas para desarrollar habilidades con las que lidiar con su vida cotidiana. Ayudan a prevenir las emociones y pensamientos negativos que puedan surgir en circunstancias comprometedoras.

SIn embargo, que una persona tenga un conflicto en su interior no se traduce inmediatamente en sentirse mal o desbordado. Muchas personas acuden a un psicólogo buscando consejo cuando se presenta una decisión importante en sus vidas como podría ser una oferta de trabajo que exija  un traslado de ciudad, o qué estudios universitarios cursar tras la selectividad.

chica sonriendo

 

Las mismas técnicas de antes pueden servir para comprender las necesidad y motivaciones de uno mismo, qué metas perseguimos y cómo nos proponemos alcanzarlas. El autoestima es otro de los asuntos recurrentes para los psicólogos. Como ves son muchas las razones que llevan a una persona a solicitar una sesión con un psicólogo. Su experiencia en el estudio del comportamiento y las emociones pueden ayudarte a superar cualquier problema puntual o circunstancia personal. 

No dejes de visitar Wannatry para conocer qué especialistas prestan sus servicios cerca de ti. Déjanos un comentario y explícanos tu experiencia si has acudido alguna vez a terapia, y cómo te ha ayudado a seguir adelante.

 

Artículos relacionados

  • 7 tips para que sepas cómo elegir un psicólogo de forma correcta

    Cuando notamos que hay algo dentro de nosotros que empieza a fallar, nos planteamos acudir a un especialista en la materia para que nos evalúe y, en caso de necesitarlo, nos ponga un tratamiento. Esto es lo que pasa con los médicos, nos duele algo, acudimos a su consulta y nos aconsejan un tratamiento médico con el que solucionar la dolencia, pues con la mente pasa lo mismo.
  • Trastorno de ansiedad generalizada: Sintomas y tratamientos

    Puede que a día de hoy nuestra sociedad esté más concienciada, pero las enfermedades mentales siguen siendo mucho más frecuentes de lo que la mayoría de la gente piensa. Sólo en nuestro país, el número de personas diagnosticadas con alguna patología de este tipo ascendía a cerca del 9% de la población total, lo que demuestra la magnitud que pueden llegar a tener las enfermedades mentales si no se tratan debidamente, y eso sin contar aquellos individuos que la padecen sin que ellos ni su médico sean conscientes.
  • El TDAH en el cine y la televisión

    La capacidad que los formatos audiovisuales tienen para condicionar nuestra percepción sobre determinados aspectos culturales y sociales es sencillamente incalculable. Desde la aparición de los medios de comunicación de masas, las personas de a pie hemos interiorizado toda una serie de prejuicios y falsedades alrededor de algunos de los aspectos más invisibilizados en todo el mundo: los trastornos y enfermedades mentales tales como el autismo, TDAH, depresión o ansiedad. Ya sea por interés en perpetuar ciertos estereotipos o por falta de asesoramiento médico, lo cierto es que tanto películas y series de televisión han perpetuado desde hace décadas unos patrones que ya forman parte del imaginario colectivo pese a ser totalmente falsos.