filter_list

La ansiedad por separación en perros - ¿Qué es?


Perros abrazados


No existe otro animal doméstico que pueda llegar a sentir tanto apego hacia nosotros como el perro. Quienes tengan un can como mascota saben lo que es volver a casa de trabajar y que se abalance sobre ti en busca de cariño y atención. Este gesto tan bello denota fidelidad, afecto y confianza ciega, pero puede convertirse en un problema a largo plazo si el animal no consigue olvidar tu marcha, dormir o entretenerse con otra cosa que no sea montar guardia frente a la puerta esperando tu regreso.

A esta incapacidad se le conoce como ansiedad por separación, y es el producto de una devoción sobredimensionada del animal hacia su dueño que según algunos expertos afecta a  un 15% de la población de perros en nuestro país. Este desorden provoca una serie de inquietudes en el animal cuando está solo en casa que pueden ir desde comportamientos depresivos hasta morder y romper cualquier objeto que encuentre a su paso. Incluso puede manifestarse cuando hay alguien acompañándolo, pero la persona hacia la que siente más apego no se encuentra a su lado.

Si has experimentado conductas de este tipo en tu mascota, tal vez te preguntes si el perro sufre de ansiedad por separación. Para salir de dudas, Wannatry te presenta toda la información que necesites sobre las causas y el posible tratamiento de este trastorno.

 

Cuadro sintomático

La comunidad veterinaria coincide en que se trata de un trastorno grave del comportamiento que puede tener serias consecuencia en el bienestar de animal. La ansiedad en los perros no es a priori algo dañino para nuestra mascota, al ser una respuesta natural del organismo ante la prevención de un peligro inminente, al igual que sucede con otros animales y con nosotros mismos.

En el momento en que este estado de alerta ante una amenaza que nunca termina de llegar se alarga demasiado en el tiempo es cuando empiezan a surgir los problemas. El perro siente auténtica angustia cuando su dueño atraviesa el umbral de la puerta y empieza a manifestar algunas respuestas corporales.

Al encontrarse en un estado de excitación, el jadeo ininterrumpido, la salivación excesiva y la sudoración son algunas de las réplicas de su organismo ante el desasosiego que sufren. También es común que manifiesten algunos problemas en el aparato digestivo. Por regla general, los perros que padecen ansiedad por separación vomitan y tienen deposiciones diarreicas con bastante frecuencia. El sentimiento de preocupación les invade de tal manera que algunos no comen nada hasta que su dueño vuelve a casa. 

Se han llegado a dar casos en los que la pobre criatura se ha arañado y mordido por todo el cuerpo como respuesta a una ansiedad que no comprende y no sabe controlar. Afortunadamente, estas conductas agresivas suelen orientarlas hacia el mobiliario, destrozando puertas, sofás y cortinas, y reduciendo así  las autolesiones que pudieran infringirse. Los vecinos suelen quejarse de los aullidos y ladridos persistentes.

 

Causas de la ansiedad por separación en perros

No existe consenso sobre el rango de tiempo que este trastorno tarda en manifestarse, ya que depende del apego que el perro sienta y de la gravedad de la situación. Algunos expertos han reportado casos en los que el animal anticipa la marcha del propietario y han manifestado ciertas conductas ansiosas antes del abandono.

Da el primer paso

¡Regístrate!

Y a ti, ¿qué se te da bien?

Tampoco hay conformidad acerca de las causas que llevan al animal a desarrollar estos comportamientos. Hay quienes sostienen un hecho traumático vivido al estar solos en casa puede ser el detonante de la ansiedad, por ejemplo al escuchar un ruido fuerte de la calle, activar sin querer la alarma antirrobo, o haber sufrido un percance y no tener a nadie alrededor que pudiese ayudarles.

Otra teoría afirma que los animales abandonados, maltratados, o procedentes de un centro de acogida son más propensos a sufrir ansiedad como consecuencia de la trayectoria que han vivido. Separarles de la madre a una edad temprana, factores genéticos o cambios en la hora de salida y llegada del dueño también se incluyen como posibles causas. Lo que sí es cierto es que gracias a la domesticación, los perros han establecido un vínculo especial con los humanos que muchos señalan como detonante principal.

Los expertos advierten de la importancia que tiene descartar la idea de que la fuente de este problema se encuentre en que los cariños que el dueño ha dado a su mascota al mimarla demasiado o no repararse de ella. Un vínculo inseguro e inestable es el caldo de cultivo perfecto para la ansiedad por separación en perros.

 

Tratamiento

Si has encontrado similitudes en la actitud de tu mascota, lo más recomendable es que acudas a un especialista en comportamiento animal, un veterinario o un educador canino para conseguir el asesoramiento que necesites. La solución más efectiva pasa por aplicar principios de modificación de la conducta para enseñar al perro a reducir el apego y tolerar la separación. Suelen pactarse señales, técnicas de obediencia y un horario de salidas muy estricto. De esta forma el animal aprenderá que hay momentos del día en los que no tendrá más remedio que quedarse solo.

El uso de fármacos para complementar este proceso es de gran ayuda reducir el tiempo de aprendizaje. El tratamiento médico puede ayudar a reducir los niveles de ansiedad que sufre nuestra mascota, pero ha de estar bajo perpetua vigilancia para controlar los posibles efectos secundarios. Otra posibilidad es emplear feromonas tranquilizantes en forma de dispensador que se activa en el momento en que el dueño abandona la casa.

Como ves la ansiedad por separación es un problema real que puede afectar a tu perro en cualquier momento. Por suerte, existen multitud de estrategias orientadas a reducir su impacto en el animal. En Wannatry podrás contactar con los mejores veterinarios que puedan ofrecerte un servicio profesional para tratar a tu mascota y conseguir una pronta recuperación.

 

Artículos relacionados

  • El trabajo de los veterinarios solidarios

    Tendemos a pensar que los animales domésticos tienen mejores cuidados que los salvajes, viven mejor que algunas personas, y nadie repara en gastos para que tengan buena salud. No obstante, esta idea no podría estar más alejada de la realidad. Las familias con pocos recursos ya tienen suficientes problemas para llegar a fin de mes y no pueden permitirse el enorme gasto que muchas veces supone llevar a nuestra mascota al veterinario para que le realicen algún tipo de intervención.
  • Vacunas para perros - Todo lo que necesitas saber sobre ellas

    Enfermedades como leishmaniasis en perros o el moquillo en cachorros, pueden suponer grandes complicaciones en la salud de nuestros amigos más fieles y, en alguna ocasión, pueden causar daños irreparables e incluso la muerte. Muchos veterinarios aconsejan a los dueños de sus pacientes la puesta de estas vacunas y son ellos mismos quienes se encargan de ponerlas.