filter_list

El TDAH en el cine y la televisión


Niña en la playa


La capacidad que los formatos audiovisuales tienen para condicionar nuestra percepción sobre determinados aspectos culturales y sociales es sencillamente incalculable. Desde la aparición de los medios de comunicación de masas, las personas de a pie hemos interiorizado toda una serie de prejuicios y falsedades alrededor de algunos de los aspectos más invisibilizados en todo el mundo: los trastornos y enfermedades mentales tales como el autismo, TDAH, depresión o ansiedad. Ya sea por interés en perpetuar ciertos estereotipos o por falta de asesoramiento médico, lo cierto es que tanto películas y series de televisión han perpetuado desde hace décadas unos patrones que ya forman parte del imaginario colectivo pese a ser totalmente falsos.

Últimamente se ha hablado mucho del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad en los círculos de neuropediatría y psicología intantil. La representación que el TDAH ha tenido en el cine y la televisión no se aleja demasiado de esta tendencia. Es evidente que no todas las producciones que han llegado a nuestras pantallas han cometido los mismos errores, pero por desgracia suelen ser casos excepcionales que o bien pasan desapercibidos en taquilla o no reciben atención por parte del público y la crítica especializada. Sería interesante analizar qué cintas y series populares incluyen directa o indirectamente personajes que manifiestan los síntomas del TDAH y cómo de correcto o nefasto es el tratamiento que hacen del trastorno.

En Wannatry estamos comprometidos con la salud mental de pequeños y mayores, y con el fin de arrojar algo de luz sobre estos prejuicios adquiridos, hemos recopilado aquellas series y películas con personajes que padecen TDAH, explícita o implícitamente, para averiguar hasta qué punto manejan un tratamiento adecuedado sobre los aspectos relacionados con este trastorno.

 

TDAH y series infantiles de animación

Los últimos estudios sobre la prevalencia del TDAH sugieren que alrededor del 5.3% de niños entre 6 y 12 años padece los síntomas de trastorno. Este dato cobra una dimensión muy negativa si tenemos en cuenta los patrones de comportamiento de la mayoría de personajes de las series infantiles más vistas actualmente. En el caso de Los Simpson, que lleva en emisión más de 25 años siendo una de las series más longevas de la historia de la televisión, rápidamente nos damos cuenta de que por lo menos dos de sus personajes protagonistas muestran signos que coinciden con el TDAH. Hablamos, por supuesto, del cabeza de familia Homer y su hijo mayor Bart.

 

Los Simpson

Dejando a un lado el característico comportamiento del padre, que supone un amasijo de múltiples trastornos psicológicos y alimenticios, la visión que los guionistas ofrecen de Bart podría considerarse a priori negativa, que lo es en gran parte, pero si profundizamos un poco más podemos extraer algunos elementos favorables. Bart es desobediente, travieso, mal hablado, tiene muy malas notas en clase y en casa demuestra una clara falta de atención por parte de sus padres

Esto se traduce en la desmotivación académica que el personaje mantiene a lo largo de toda la serie, pero a la vez se combina con otros elementos como la creatividad y el cariño y empatía que muestra hacia su familia y amigos. Lo más reprochable es la imagen que la serie ofrece sobre las soluciones a este tipo de conductas, dando por sentado que no se pueden tratar o que es simplemente una fase más de la infancia.

Los Simpson

Fuente de la imagen: desiringgod.org

 

Bob Esponja

Bob Esponja, otra popular serie de dibujos animados, cuenta con un protagonista homónimo que manifiesta un comportamiento hiperactivo y falto de atención mostrando una ligera incapacidad para gestionar la expresividad de sus emociones. En este caso, las aventuras de este personaje acuático se alejan del planteamiento de la serie de FOX ya que en todo momento Bob es amable, sincero, que busca ayudar a los demás y que casi siempre concluye con un mensaje positivo al final de episodio. De esta forma se rompe un poco con el mito del niño con TDAH que es la personificación del caos.

Si nos pusiéramos a enumerar todas las series con personajes en edad escolar y evidentes síntomas de déficit de atención e hiperactividad no acabaríamos nunca. Zipi y Zape, Shin Chan, Doraemon o Winnie the Pooh son solo algunos ejemplos más. A decir verdad, no debemos olvidar el formato y el público al que van dirigidas estas series. En las producciones infantiles los personajes son estereotipos andantes, llevan a cabo acciones surrealistas y tienen una personalidad muy marcada para que los niños puedan identificarlos rápidamente. Esto no quita que puedan mantener el grado de diversión a la vez que toman una dirección más educativa orientada a su joven audiencia.

Bob Esponja

Fuente de la imagen: elmundo.es

Da el primer paso

¡Regístrate!

Y a ti, ¿qué se te da bien?

Cine independiente y TDAH

Los cineastas más autorales siempre han demostrado una sensibilidad especial a la hora de tratar temas delicados o desconocidos para la mayoría. En 2014 el director, productor y guionista franco-canadiense Xavier Dolan estreno la película Mommy, un drama en el que un adolescente con TDAH es uno de los personajes principales, centrando la historia en las dificultades que atraviesa la madre de chico para hacer frente al trastorno que padece. 

Más allá de la original propuesta narrativa y visual que sin duda encaja a la perfección con el tema que trata, la película se esmera en ofrecer un relato que se ajusta a la realidad y que evita caer en los clásicos tópicos a los que nos tiene acostumbrados el cine más comercial. Dejando atrás el tratamiento farmacológico, que indudablemente es necesario, la cinta se adentra en la dimensión más psicológica del trastorno y deja evidente la necesidad del afecto y la atención de los seres queridos para allanar el camino de paciente hasta lograr la máxima normalidad. 

No cabe duda de que esta película asesta un golpe certero contra los prejuicios acerca de la imposibilidad de rehabilitación. Es una verdadera lástima que no haya alcanzado la popularidad que otras del mismo año producidas por los grandes estudios, pero si tenemos que ponernos algo quisquillosos, lo único reprochable al trabajo de Dolan sería la explicación que se nos da acerca de la conducta del protagonista. Los motivos que pueden llevar a una persona a desarrollar TDAH son muy variados y tienen mucho que con la genética y los factores ambientales. En cualquier caso, la película deja entrever que desde que el chico perdió a su padre empezó a manifestar esos comportamientos. Si bien no es una premisa del todo equivocada, se echa en falta algo más de profundidad para que el público pueda ser consciente de la complejidad para diagnosticar el origen del trastorno.

Mommy

Fuente de la imagen: youtube.com

 

El TDAH en el cine de otras culturas

La industria cinematográfica de La India es famosa a nivel mundial gracias al impacto que han tenido el conocido como cine Bollywood. Este tipo de cintas nos han dejado producciones de todo tipo, desde musicales callejeros a dramas históricos, pero hay que destacar un caso singular que viene de perlas para concluir satisfactoriamente el tema que estamos abordando.

En 2007 siente se estrenó una película que pasó sin pena ni gloria a este lado del mundo pero que gracias a las plataformas digitales de vídeo bajo demanda y streaming puedes visionar sin problemas. Estrellas en la tierra es una de las mejores representaciones que el séptimo arte nos ha dejado sobre todo lo que concierne al TDAH. En lugar del típico drama que cabría esperar de una película sobre este tema, el director decide apostar por una comedia con toques de musical que hará las delicias de cualquier amante del cine y sobre todo de quien sufra déficit de atención e hiperactividad.

A lo largo de sus dos horas y media de duración, la película derrocha imaginación y una increíble sensibilidad a la hora de tratar la importancia de que tanto padres como educadores se involucren activamente en la atención que precisan los niños con TDAH. En definitiva, toda la película es un ejemplo de cómo plantear una historia con un protagonista que sufre un trastorno o enfermedad mental sin caer en estereotipos y además cumpliendo una función didáctica que parece sacada de un manual de neuropediatría.

Estrellas en La Tierra

Fuente de la imagen: unimetre.com

 

Si padeces TDAH o conoces a alguien que lo tenga, ya tienes una excusa perfecta para disfrutar de una buena película y analizar el tratamiento audiovisual que el déficit de atención la hiperactividad tienen en nuestra cultura. Si trabajas como psicólogo infantil, no olvides recomendar el visionado de estas series y películas a tus pacientes, sobre todo del último ejemplo, y registrarte gratuitamente en nuestra plataforma para promocionar tus servicios en psicología.
 

Artículos relacionados

  • ¿Para qué sirve la terapia psicológica?

    Pese a la cantidad de información que inunda la red y la mayor concienciación que en términos generales ha ido tomando la población, todavía existen ciertos estigmas sobre la psicología y las personas que acuden a un psicólogo. Existe una gran cantidad de mitos, tópicos y mentiras al respecto muy asentadas en una sociedad que mira con desconfianza a estos profesionales de la salud emocional.
  • 7 tips para que sepas cómo elegir un psicólogo de forma correcta

    Cuando notamos que hay algo dentro de nosotros que empieza a fallar, nos planteamos acudir a un especialista en la materia para que nos evalúe y, en caso de necesitarlo, nos ponga un tratamiento. Esto es lo que pasa con los médicos, nos duele algo, acudimos a su consulta y nos aconsejan un tratamiento médico con el que solucionar la dolencia, pues con la mente pasa lo mismo.
  • Trastorno de ansiedad generalizada: Sintomas y tratamientos

    Puede que a día de hoy nuestra sociedad esté más concienciada, pero las enfermedades mentales siguen siendo mucho más frecuentes de lo que la mayoría de la gente piensa. Sólo en nuestro país, el número de personas diagnosticadas con alguna patología de este tipo ascendía a cerca del 9% de la población total, lo que demuestra la magnitud que pueden llegar a tener las enfermedades mentales si no se tratan debidamente, y eso sin contar aquellos individuos que la padecen sin que ellos ni su médico sean conscientes.