filter_list

¿Cuáles son los elementos de seguridad que todo electricista debería utilizar?


Electricista de espaldas


El trabajar como electricista, supone trabajar a diario expuesto a posibles peligros que pueden provocar graves lesiones e incluso en más de una ocasión, la muerte. Al trabajar con materiales conductores de la electricidad, los electricistas están expuestos a grandes cargas eléctricas que pueden acabar en una fatalidad si no se toman las medidas preventivas correctas o no se utilizan los elementos de seguridad tal y como marca la ley.

Si acabas de empezar en el mundo de la electricidad o llevas años trabajando como electricista y aún no tienes muy claro cuáles son las cuestiones legales y de seguridad que debes llevar a cabo en tu puesto de trabajo, a continuación hemos creado este artículo para que sepas qué elementos debes llevar siempre encima en tu jornada laboral y cómo debes de actuar para prevenir cualquier accidente.

 

Cuestiones legales de prevención en trabajos eléctricos

Existe un decreto, el Real Decreto 614/2001 donde se explican las disposiciones mínimas y medidas que se deben llevar a cabo por cualquier electricista que esté desempeñando su labor profesional. Estas medidas quedaron recogidas en la Guía técnica para la evaluación y prevención de los riesgos relacionados con la protección frente al riesgo eléctrico, creada en el año 2003 por el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo o también conocido como INSHT (actualizado en el año 2014) en el que se recogen algunas medidas básicas como mantener una distancia con respecto a la fuente eléctrica con la que se está trabajando, tener una toma a tierra de seguridad, utilizar interruptores diferenciales, etc.

 

Pautas a seguir antes de comenzar a realizar cualquier trabajo eléctrico

Pero toda prevención en este tipo de casos es bienvenida, por lo que si quieres ser del todo precavido te aconsejamos que:

  • Antes de empezar con tus labores y de acceder a un circuito eléctrico, cortes toda tensión apagando todas las fuentes de tensión que otorguen electricidad al circuito que vas a manipular.
  • Bloquea todos los aparatos de corte con los que trabajes para evitar descargas accidentales.
  • Aunque hayas cortado la tensión y parezca a simple vista que, efectivamente, la tensión ha dejado de recorrer el circuito, nunca está de más realizar una segunda revisión y confirmar así que la tensión está cortada.
  • Delimita y señaliza tu zona de trabajo para evitar posibles accidentes con personas que no trabajan contigo o que pasan por allí mientras realizas tu trabajo.
  • Deriva a tierra y pon en cortocircuito todas aquellas conexiones y fuentes de tensión que puedan derivan electricidad hacia el circuito.

 

Protección para la cabeza de los electricistas

Quien piense que los electricistas no tienen por qué llevar cascos, están muy equivocados. Este es uno de los elementos de seguridad laboral más básicos en cualquier tipo de trabajo en el que se requiere una formación y desempeño prácticos. En el caso de los electricistas, deben utilizar un casco aislante en aquellas instalaciones de baja tensión en las que trabajen, tanto en aquellas en las que la corriente sea corriente alterna (con un límite de 1kV) o en las de corriente continua (con un 1,5 kV). Este tipo de cascos, deben cumplir las normas que marca la Unión Europea (EN 397 y EN 443) y, además, indicar la clase eléctrica correspondiente y el doble triángulo que indica que es obligatorio su uso en trabajos de baja tensión. 

Electricista manipulando cables

 

Protección facial y óptica

En este caso, la protección facial que se contempla es una protección sobre todo de carácter ocular frente a los cortocircuitos. Esta protección es un requisito obligatorio contemplado en la normativa europea y en para esta protección se utilizan pantallas faciales certificadas con una clase ocular de  2-1,2 o 3-1,2. Además, el número 8 que figuran en este tipo de gafas, se utiliza como símbolo para indicar la solidez frente al arco eléctrico de cortocircuito.

 

Da el primer paso

¡Regístrate!

Y a ti, ¿qué se te da bien?

Protección para las manos y los brazos de los electricistas

Los guantes utilizados en los trabajos eléctricos, deben ser guantes aislantes según normativa, para evitar así una posible descarga. Estos guantes son sometidos a diferentes tensiones durante los ensayos de fabricación y, dependiendo del grado de tensión, se reconocen seis tipos de guantes diferentes. Además, de cara a su utilización, la Unión Europea diferencia entre tres tipos de guantes teniendo en cuenta, la longitud y espesor del guante, la tensión máxima recomendada y la diferencia entre la tensión de prueba en los ensayos y la tensión soportada.

 

Ropa de trabajo en el ámbito de la electricidad

Electricista apoyado en una pared

 

Aunque las partes más vulnerables como la cabeza, los ojos y las manos estén protegidas, aún sigue existiendo el riesgo a sufrir cualquier accidente y más si no se lleva la ropa correcta para evitarlos. En ámbito de la electricidad, tener ropa de trabajo que permita evitar estos accidentes es algo importantísimo.

En este sector encontramos varios tipos de ropa como la que contiene materiales que evitan la acumulación de cargas electrostáticas (o también llamadas ropas antiestáticas) para evitar posibles incendios o explosiones a base de evitar que se formen chispas que puedan prender al trabajador. En el caso en el que existan tensiones eléctricas, hay que evitar vestir este tipo de ropa.

El segundo tipo de ropa que encontramos dentro del sector eléctrico, es la ropa aislante de protección para trabajos en instalaciones de baja tensión o ropa aislante. En este caso, los electricistas que trabajen sobre una instalación de baja tensión o próximos a ella, en la que no se superen los 500 V en corriente alterna o los 750 V en corriente continua de tensión, estarán obligados a llevarla.

Por último, el tercer tipo de ropa de trabajo en el ámbito eléctrico es la denominada como ropa conductora y la utilizan aquellos electricistas que realizan trabajos en circuitos en los que la tensión es de hasta 800 kV en corriente alterna o de 600 kV en corriente continua. 

Como ves, toda protección es poca a la hora de realizar un trabajo eléctrico y son pocos los trabajadores, sobre todo aquellos que realizan trabajos rápidos y en circuitos con tensiones bajas, que conocen este tipo de ropa laboral con la que prevenir accidentes o situaciones peores. Si crees que se nos ha olvidado algo o quieres darnos tu opinión no te olvides de dejar un comentario en el artículo. Si además quieres unirte a nuestra comunidad de electricistas profesionales, en Wannatry puedes hacerlo fácilmente. Sólo tienes que registrarte como usuario y crear tu anuncio. Así ampliarás tu cartera de clientes y ganarás algunos ingresos extra de forma fácil y segura.

Artículos relacionados

  • Averías más comunes en electricidad

    Quien más y quien menos ha tenido en algún momento de su vida problemas relacionados con la instalación eléctrica de su hogar. En ese momento pueden ocurrir dos cosas, o bien nos creemos capaces de arreglarlo por nuestra cuenta o terminamos recurriendo a los servicios de un electricista.
  • Causas, daños y prevención de accidentes eléctricos

    El oficio de electricista está sometido a multitud de percances que pueden producirse tanto por negligencia directa del trabajador como por el deterioro y envejecimiento de la instalación eléctrica en la que está desempeñando sus funciones. Dependendiendo de las medidas de prevención laboral y la formación recibida, el operario estará más concienciado sobre los riesgos que suponen la exposición a un circuito de corriente eléctrica.