filter_list

¿Cómo hacer una mudanza?


Monton de cajas


Estrés, alegría, excitación, miedo… Planificar una mudanza supone enfrentarse a una gincana de emociones, incertidumbre y sobresaltos. Dependiendo del volumen de cajas y las dimensiones de los muebles que haya que transportar, el proceso puede complicarse hasta terminar echando por tierra todo tu organigrama. No serán pocas las ocasiones en las que cualquier contratiempo, por pequeño que sea, te obligará a modificar algún punto de tu plan de acción, pero lo importante es que no desesperes.

Antes de pasar a la acción, debes mentalizarte de que cuando se pone en marcha proyectos de tal magnitud, la tensión acumulada a lo largo de semanas de planificación va a ser una amenaza constante en tus relaciones interpersonales. Habrá momentos en los que el más mínimo detalle podría detonar una discusión, pero es algo comprensible teniendo en cuenta todo lo que se deja atrás cuando te trasladas a un nuevo hogar.

Wannatry comparte contigo los mejores consejos sobre cómo hacer una mudanza y evitar la mayor cantidad de contratiempos posible. Si ya has empezado a organizarte, repasa todo tu plan después de haber leído nuestras sugerencias.

 

Aprovecha para hacer limpieza

Empaquetar tu ropa, libros y objetos personales implica necesariamente hacer un proceso de descarte. Son muchas las familias que aprovechan una mudanza para llevar a cabo una limpieza a fondo de la que en poco tiempo se convertirá en tu antigua casa. De esta forma no meterás en cajas aquello que no vayas a necesitar, y ahorrarás espacio para cosas más importantes.

Haz inventario de todo lo que consideres viejo y desgastado y estudia si el valor sentimental es suficiente para llevarlo contigo. En caso contrario lo mejor es deshacerte de ello cuanto antes o donarlo a la caridad en el caso de que esté en buen estado pero no te haga falta.

 

Actualiza tu nueva ubicación

Sabemos que tu familia y entorno cercano están al corriente de tu situación. Incluso en tus redes sociales es posible que ya hayas avisado a todo que de vas a haber una mudanza. Sin embargo, hay más personas que necesitan saber cuáles son tus planes de traslado.

Tu compañía del seguro del hogar y tus proveedores de agua, luz y calefacción deben estar al corriente de tu nueva ubicación para renovar toda la información al respecto. Si eres una persona organizada, contactar con estas entidades habrá sido uno de los aspectos prioritarios en tu plan de acción

Siempre hay detalles que pueden escaparse, y no será la primera vez que una persona cambia de domicilio y continúa recibiendo correspondencia en su antigua dirección. Procura seguir en contacto con el portero del edificio o algún vecino de confianza para estár al tanto de estas posibles irregularidades.

 

El proceso de embalaje

Para hacer una mudanza es necesario conseguir un buen número de cajas de cartón que sean resistentes y con capacidad suficiente para almacenar todas tus pertenencias. Hay empresas de mudanza que pueden facilitarte el suministro de estos materiales, así como ciertos grandes almacenes. Los más precavidos suelen acumular en sus trasteros cartones doblados y listos para ensamblarse en cualquier momento. Otros materiales como rotuladores y cinta adhesiva te serán de gran utilidad para la organización de las cajas.

Da el primer paso

¡Regístrate!

Y a ti, ¿qué se te da bien?

El verdadero reto consiste en saber cómo clasificar nuestras cosas según su tamaño, fragilidad y peso. Los artículos blandos como peluches, almohadas, mantas, edredones y toallas pueden ir guardados en bolsas de plástico dado que no hay riesgo de que puedan romperse. Incluso pueden servirte como amortiguadores una vez vayas introduciendo cajas en el camión o furgoneta.

La ropa también es flexible y ligera, pero es mejor que vaya en cajas separada según el tipo de prenda o la temporada del año. Hay quien prefiere llevar los abrigos, vestidos voluminosos y trajes en percheros especializados que puede proporcionarte la empresa que hayas contratado. Al estar hechas con tejidos más sensibles, estas prendas conviene transportarlas bajo unas atenciones especiales.

Aquellos objetos frágiles de vidrio y porcelana como son las vajillas, copas, vasos y jarrones también requieren un cuidado específico. El plástico de burbujas y el papel de periódico serán tus mejores aliados para proteger estos enseres, pero lo más importante será el correcto etiquetado de las cajas en las que vayan a trasladarse. No olvides señalar con rotulador aquellos cartones que contengan material frágil.

Por último, asegúrate de llevar contigo en una mochila o bolso aquellos documentos importantes u objetos personales a los que tengas especial cariño. Ya te lo decíamos al principio del post, no importa lo bien que hayas planificado la mudanza porque siempre se acaban perdiendo cosas por el camino. Por eso te recomendamos transportar a tu lado la documentación personal, tarjetas bancarias o títulos académicos.

Mudanza en coche

 

Ya hemos llegado

La última etapa de hacer una mudanza puede ser complicada a nivel emocional. Has terminado de desembalar tus cosas y en un par de días has colocado todo en su respectivo lugar. Vas a tardar en acostumbrarse, es normal necesitar algo de tiempo para adaptarte a los cambios, sobre todo si son a una escala tan grande, pero en cuestión de una semana empezarás a sentirte como en casa.

Poco a poco toda la tensión acumulada se irá desvaneciendo hasta alcanzar un nivel de convivencia plenamente saludable. No descartes tener que deshacerte de algunas casos más cuando hayas terminado de organizar todo lo que había en las cajas. Tampoco pienses que no vas a necesitar nada nuevo. En definitiva, date tiempo para comprender los cambios que has aplicado a tu vida y no dejes que la nostalgia te impida disfrutar de tu nuevo hogar. Recuerda visitar Wannatry para contactar con las mejores empresas de mundanzas de tu ciudad.

 

Artículos relacionados

  • Cómo ganar dinero trabajando en mudanzas

    Mudarse puede ser algo emocionante y feliz, ya que se emprende una nueva etapa en el lugar soñado. Sin embargo, lo que seguro que conlleva son… ¡Grandes dosis de estrés!