filter_list

Cómo ganar dinero trabajando en mudanzas


Camion de mudanzas


Mudarse puede ser algo emocionante y feliz, ya que se emprende una nueva etapa en el lugar soñado. Sin embargo, lo que seguro que conlleva son… ¡Grandes dosis de estrés! 

Que si proteger los muebles, empaquetar, organizar los días, la casa, montaje de muebles, desmontar muebles, deshacerse de algunas pertenencias… ¡Qué lío!

Por ello, son muchas las personas que no solo deciden contratar un servicio de transporte para todas sus cosas, si no también organizadores, empaquetadores que saben perfectamente como embalar muebles para mudanzas…o un montador de muebles que les eche una mano para instalarse cuanto antes en su nuevo hogar.

Como ves, son muchas las oportunidades de negocio que una mudanza conlleva. ¿Te gustaría trabajar y ganar un dinero con ello? Entonces, sigue leyendo.

 

¿Qué necesito para trabajar en mudanzas?

Caja abierta

 

Da el primer paso

¡Regístrate!

Y a ti, ¿qué se te da bien?

  • Trámites en regla: lee detalladamente las leyes reguladoras de trabajadores autónomos.
  • Estudia la posibilidad de contratar un seguro que cubra las imperfecciones que el transporte pueda causar a las pertenencias de tu cliente o incluso a ti mismo.
  • Debes contar con una camioneta para transportar muebles si es el traslado el servicio que vas a ofrecer. Recuerda que puedes ofertarte como organizador para ayudar a los clientes de cara a cómo afrontar una mudanza, empaquetador o montador de muebles únicamente, por ejemplo.
  • Mantén buena forma física, ya que tendrás que hacer grandes esfuerzos y trasladar mercancías pesadas.
  •  

Consejos para realizar un buen trabajo de transporte y montaje de muebles  

Mudanza en camion

 

  • Estudia con detalle tu plan de negocio. Esto incluye decidir por que zonas trabajarás, analizar la competencia y sus precios para establecer el tuyo (siempre es mejor empezar ofreciendo un precio algo más bajo), qué tipo de servicios vas a ofrecer y cuál será tu jornada y disponibilidad, por ejemplo.
  • Se responsable con el horario que acuerdes con tu cliente y trata sus pertenencias con el mejor de los cuidados.
  • Trata bien a tus clientes. Esto quiere decir a que te armes de paciencia (las mudanzas son muy estresantes) y que aprendas a encajar órdenes, etcétera.

 

Cómo promocionar tus servicios de transportista

Una vez tienes todo listo, llega el momento de hacer saber a la gente lo bien que se te da esto de organizar mudanzas y cuán útil puede ser tu servicio...pero ¿por dónde empezar?

Hoy en día hay más oportunidades que nunca para darse a conocer. Sin embargo, también las hay para los demás, por lo que destacar se vuelve cada vez más difícil. 

  • Publicidad tradicional: puedes escribir carteles para echar en buzones, pegar en paredes, etcétera. Sin embargo, parece demasiado esfuerzo para los resultados que traería. Resultaría difícil saber dónde está nuestro público para dejar allí publicidad sin tener que dejarnos el presupuesto en empapelar la ciudad. Cerca de inmobiliarias y pisos en alquiler o venta puede ser una buena idea. 
  • El “boca a boca”: es imprescindible que cuides a tus clientes para que te recomienden en sus conversaciones con amigos, familiares, compañeros de trabajo o internet, por ejemplo. Será una de las principales formas de llegar a la gente.
  • Internet: anuncia tus servicios en tus redes sociales. Lo mejor es que publiques tu anuncio en una plataforma de servicios como Wannatry y, una vez ahí, lo compartas. En Wannatry será muy fácil para los usuarios ponerse en contacto contigo y gracias a su sistema de recomendaciones y valoraciones podrás generar más confianza e interés entre clientes potenciales. Además, es totalmente gratis. ¿Por qué no probarlo?

Artículos relacionados

  • ¿Cómo hacer una mudanza?

    Estrés, alegría, excitación, miedo… Planificar una mudanza supone enfrentarse a una gincana de emociones, incertidumbre y sobresaltos. Dependiendo del volumen de cajas y las dimensiones de los muebles que haya que transportar, el proceso puede complicarse hasta terminar echando por tierra todo tu organigrama. No serán pocas las ocasiones en las que cualquier contratiempo, por pequeño que sea, te obligará a modificar algún punto de tu plan de acción, pero lo importante es que no desesperes.