filter_list

Cómo conseguir trabajo de detective privado


Teclado y papel arrugado


A veces parece que solo existan en las películas, pero no. Es real y además es legal contratar a un detective privado en nuestro país. Tanto contratar como convertirse en detective profesional implica ser plenamente conocedor de muchas cosas, principalmente los límites de la profesión. Son muchas las personas que a lo largo de su vida personal o profesional pueden requerir servicios profesionales para investigar o realizar un seguimiento de los actos de personas en concreto.

 

¿Para qué contrata la gente a un detective privado? 

Es imprescindible saber que el principal requisito para un detective privado es que exista un interés legítimo. Es decir, que al contratante le afecte directamente porque de ello dependa un derecho legitimo y legalmente reconocido. Esto puede ser, tanto temas contractuales laborales (todos hemos oído casos de gente que solicita baja laboral para irse a la playa) como descubrir una infidelidad, por ejemplo. Los crímenes y otros delitos penales NO pueden ser investigador por detectives. Así que, si tu idea era convertirte en el nuevo Sherlock Holmes lleno de accesorios de detectives vintage, mejor vuelve a la realidad.

 

¿Qué hay que hacer para ser detective?

Detective dando clase

 

Los detectives privados son los únicos capacitados para investigar a terceros y reconocidos legalmente. Evidentemente y como era de esperar, la ley recoge el hecho de que hay que estudiar para ser detective privado. Puedes obtener un grado universitario relacionado con la investigación privada o realizar el curso de detective privado que reconoce el Gobierno Español a través del Ministerio del Interior. Además, tendrás que mejorar otras destrezas específicas como conseguir captar imágenes de calidad. Hay muchas universidades que imparten estos estudios, como la Rey Juan Carlos y la Complutense en Madrid o la Universidad de Barcelona.

 

¿Cómo ser detective una vez obtenida la formación necesaria?

Llavero de un coche

Da el primer paso

¡Regístrate!

Y a ti, ¿qué se te da bien?

 

Antes de empezar a trabajar como detective privado debes estar totalmente seguro de que dominas la grabación con videocámaras y otros métodos de capturar las imágenes que serán pruebas. Además, es imprescindible que seas plenamente conocedor de toda legislación referente a la que será tu profesión. Recuerda que, a veces, el límite entre lo que es legal y lo que no puede ser muy fino. Dicho esto, y con tu acreditación legal en mano (TIP), te plantearás principalmente la duda de si debes trabajar como autónomo o para un despacho de detectives. Lo mejor es que antes de empezar a formar parte de un despacho trabajes como autónomo para ir cogiendo experiencia. Esto último es muy difícil de conseguir antes de finalizar los estudios y obtener la TIP, ya que legalmente, hasta ese momento no se pueden realizar trabajos de detective. Por ello, sería algo arriesgado empezar directamente en un despacho. Al principio de tu carrera, asociarte a asociaciones o colegios de detectives puede ser muy beneficioso para conocer gente y hacer networking.

 

Anuncia tus servicios como detective privado

Detectives privados al estilo clásico

 

Si eres detective privado profesional y autónomo, tienes muchas formas diferentes de promocionar tus servicios. Una de las formas más eficaces y fáciles de ponerte en contacto con gente que requiera tus servicios son las plataformas de servicios como WannaTry. En WannaTry podrás anunciarte de forma gratuita y los usuarios podrán ponerse en contacto contigo de manera rápida y sencilla. Además, su opción de recomendaciones y valoraciones te hará destacar aún más. ¿Por qué no probarlo?

Artículos relacionados

  • Detectives privados: al otro lado de la pantalla

    Todos hemos soñado alguna vez con ponernos en la piel de un detective privado. Las películas de cine negro, series de televisión, novelas e incluso algunos videojuegos recientes son los principales responsables, pues con el paso de los años han ido transformado a estos personajes en iconos de la cultura popular. Es imposible no recordar a Humphrey Bogart en El halcón maltés, Jack Nicholson en Chinatown o Harrison Ford cazando replicantes en Blade Runner, todos ellos detectives y policías retirados envueltos en un halo de misterio, intriga y carisma.