filter_list

Causas, daños y prevención de accidentes eléctricos


Montón de cables


El oficio de electricista está sometido a multitud de percances que pueden producirse tanto por negligencia directa del trabajador como por el deterioro y envejecimiento de la instalación eléctrica en la que está desempeñando sus funciones. Dependendiendo de las medidas de prevención laboral y la formación recibida, el operario estará más concienciado sobre los riesgos que suponen la exposición a un circuito de corriente eléctrica.

Es cierto que en entornos pequeños como un domicilio o cuarto de contadores, aunque nunca se debe bajar la guardia, el riesgo de sufrir algún accidente es siempre muy reducido. Sin embargo, en emplazamientos de mayor dimensión como industrias o estaciones de servicio público, con decenas de máquinas y equipos en funcionamiento gracias a las altas tensiones, el mínimo descuido puede dar lugar a consecuencias muy serias por pequeña que sea la avería detectada

Si te dedicas a la reparación y mantenimiento de instalaciones de alumbrado o producción de energía es más que probable que ya estés al corriente, pero nunca viene mal darle un pequeño repaso. Wannatry pone a disposición de expertos y novatos toda la información necesaria para conocer las causas, daños y prevención de accidentes eléctricos en el ámbito laboral y doméstico.

 

Causas y daños frecuentes

Electricista arreglando enchufe

 

Los accidentes eléctricos pueden clasificarse en dos tipos diferentes. Los directos son aquellos producidos por el paso de una corriente eléctrica a través del cuerpo de una persona, provocando consecuencias inmediatas en el sistema circulatorio y muscular. Normalmente se producen fibrilación ventricular, quemaduras y embolias.  La electrocución es el accidente directo más habitual, y consiste en el contacto de tejido orgánico con una descarga eléctrica. Dependiendo de la intensidad de la corriente y la gravedad de las lesiones, la persona puede sufrir una parada cardiorrespiratoria y morir en el acto. En el caso de que no se hayan producido daños graves y el corazón haya seguido funcionando sin problemas, queda descartada la electrocución,

Por otra parte están los denominados indirectos o no producidos por la acción inmediata de la electricidad. Son afortunadamente los más comunes, y dentro de su grupo se engloban todas las caídas, golpes, quemaduras y traumatismos provocados al caer o precipitarse al vacío por haber tenido contacto con la corriente y haber salido disparados.

Uno de los factores más importante para determinar el daño producido en el organismo es la intensidad de la descarga. Cuanto más baja sea, los estragos se van reduciendo hasta que el paciente sufra una sensación de hormigueo, pero también influye el recorrido de la electricidad a través del cuerpo, si lo ha hecho atravesando órganos vitales o por el contrario sólo se ha guiado por las extremidades.

El punto de entrada, por ejemplo la mano, presenta siempre quemaduras muy graves mientras que el de salida, generalmente el pie, suele sufrir menos secuelas. El mayor problema reside en la cantidad de agua que compone nuestro cuerpo, lo que lo convierte en un conductor prefecto de la corriente.

Todo espacio en el que convivan aparatos y cableado es susceptible de provocar un accidente eléctrico. La antigüedad de la instalación es tal vez el mayor factor de riesgo para el operario, pues toda aquella que supere los 30 años es susceptible de provocar sobrecalentamientos, descargas e incendios, convirtiéndose en un foco de peligrosidad. Esto cobra especial importancia en los hogares españoles, donde encontramos una preocupante cifra de circuitos que carecen de las medidas de seguridad como los diferenciales e interruptores PIA.

Da el primer paso

¡Regístrate!

Y a ti, ¿qué se te da bien?

Al margen del estado de la instalación, las causas más comunes en accidentes con el contacto accidental con cables rotos o sin el recubrimiento obligatorio. En las corrientes de alta tensión ni siquiera es necesario el contacto directo para que se produzcan quemaduras, ya que las chispas que saltan pueden envolver al trabajador en un arco voltaico. 

También se deben tomar precauciones con la maquinaria que se vaya a emplear, examinando que todas sus conexiones estén debidamente ensambladas y probando las funciones y movimientos básicos antes de utilizarlas. Mucho cuidado también con los relámpagos, pues muchos accidentes se producen al llevar a cabo labores de reparación cuando se está produciendo una tormenta eléctrica.

 

Prevención de accidentes eléctricos

Herrramientas de electricista

 

El primer paso para la elaboración de un plan eficaz de prevención de riesgos es conocer el equipo del operario y si es el adecuado para su trabajo. Es importante que la superficie de trabajo esté seca y no contenga humedad o partículas de polvo que puedan servir como elementos conductores. El mono o traje que recubra al trabajador debe ser de un material aislante, así como el calzado.

Se debe comprobar el estado del instrumental, si está limpio, libre de impurezas y con las protecciones correspondientes bien ensambladas. Hay casos en los que el electricista y el aparato que esté manejando deberán estar en contacto directo, por lo que es fundamental que la toma de tierra se encuentre bien situada. 

Antes de empezar a trabajar en un proyecto en el que intervengan varios profesionales, deben delimitarse tres límites o fronteras que señalen la distancia mínima de seguridad. La primera es la denominada “línea segura” marca hasta qué punto el personal no cualificado, ya sea un compañero o un cliente, puede acercarse a la fuente de electricidad. La segunda es la “línea de aproximación restringida”, que solo pueden atravesar especialistas cualificados sin elementos de protección. La tercera y última es la “línea de aproximación técnica”, que representa el espacio de trabajo del operario, y en el que únicamente podrán desenvolverse aquellos que tengan la autorización y protecciones adecuadas

Estas son algunas de las recomendaciones más importantes para la prevención de accidentes eléctricos. Ahora que conoces las causas que lo provocan y los daños que producen, es importante que implementen las medidas oportunas para garantizar tu seguridad y la de tus empleados. Recuerda que en Wannatry puedes anunciarte como electricista para que los clientes de tu ciudad puedan contactar contigo e informarse de tus servicios y honorarios.

Artículos relacionados

  • Averías más comunes en electricidad

    Quien más y quien menos ha tenido en algún momento de su vida problemas relacionados con la instalación eléctrica de su hogar. En ese momento pueden ocurrir dos cosas, o bien nos creemos capaces de arreglarlo por nuestra cuenta o terminamos recurriendo a los servicios de un electricista.
  • ¿Cuáles son los elementos de seguridad que todo electricista debería utilizar?

    El trabajar como electricista, supone trabajar a diario expuesto a posibles peligros que pueden provocar graves lesiones e incluso en más de una ocasión, la muerte. Al trabajar con materiales conductores de la electricidad, los electricistas están expuestos a grandes cargas eléctricas que pueden acabar en una fatalidad si no se toman las medidas preventivas correctas o no se utilizan los elementos de seguridad tal y como marca la ley.