filter_list

7 tips para que sepas cómo elegir un psicólogo de forma correcta


persona mirando por la ventana


Cuando notamos que hay algo dentro de nosotros que empieza a fallar, nos planteamos acudir a un especialista en la materia para que nos evalúe y, en caso de necesitarlo, nos ponga un tratamiento. Esto es lo que pasa con los médicos, nos duele algo, acudimos a su consulta y nos aconsejan un tratamiento médico con el que solucionar la dolencia, pues con la mente pasa lo mismo.

Los psicólogos son los expertos que se encargan de evaluar y tratar a un paciente con alguna “dolencia” psicológica y en muchas ocasiones, hacen tan bien su trabajo que la persona se recupera mentalmente en toda su totalidad, pero en otras ocasiones no es así. En estos últimos años, los casos de ansiedad, estrés y las fobias han florecido debido a las condiciones adversas que se dan en el día a día y al empeoramiento de estas, por lo que son cada vez más las personas que deciden acudir a la consulta de un psicólogo; y lo peor de todo, cada vez son más jóvenes.

Aunque pueda parecer algo malo, existen muchas razones por las que se debería ir a un psicólogo sin necesidad de que ir sea algo negativo, pero es vital encontrar a un profesional de la psicología para que el dinero y tiempo invertidos no sean en balde y podamos solucionar nuestro problema.

 

Comprueba que realmente tiene la titulación en psicología

No hace falta que te aconsejemos que si realmente quieres ir a terapia, debes ir a un psicólogo de verdad. Parece mentira, pero hay muchas personas que se hacen llamar psicólogos, pero realmente no están titulados en ello y por lo tanto no deberían estar ejerciendo. El principal problema que existe en la sociedad, es que muchas personas piensan que un psicólogo es para tratar a personas que están locas o que es una persona que lo único que hace es escuchar a alguien sin mover un dedo y no es cierto. Lo cierto es que para ser psicólogo, aparte de saber evaluar y tratar una carencia o problema psicológico, también hace falta un título que lo acredite, a diferencia de otros tratamientos alternativos como el reiki, la psicología tiene una base empírica, por lo que comprueba que estás en manos de un profesional.

 

Asegúrate que el psicólogo que eliges está especializado en lo que necesitas

En la psicología, existen muchas ramas en las que un experto puede especializarse, desde la psicología clínica, pasando por la psicología familiar o la psicología deportiva, todas ellas se aplican en un ámbito concreto sin que puedan ser aplicadas en otros ámbitos diferentes, ya que las evaluaciones y los tratamientos son diferentes entre sí. 

Sea cual sea la razón por la que acudes a consulta, es importante que sepas y compruebes que el psicólogo que te va a tratar tiene la especialización suficiente en la rama de la psicología que necesitas para tu tratamiento psicológico. No te cortes, al fin y al cabo va a ser tu dinero y tiempo lo que inviertas en la consulta, por lo que deberás hacer preguntas y comprobar que realmente ese psicólogo es el adecuado, antes de empezar a recibir la terapia.

apoyo moral

 

Infórmate sobre el tratamiento psicoterapéutico que llevará a cabo contigo

Aparte de la especialización que debe tener tu psicólogo en el campo que necesites, también debes saber qué tipo de tratamiento psicoterapéutico va a llevar a cabo contigo, cuánto tiempo necesitará para evaluar tu problema y cuál será el tratamiento y su duración. Lo más normal es que en las primeras 3 ó 4 sesiones, tu terapeuta sea capaz de saber qué problema o carencia psicológica tienes y, por consiguiente, cuál es el tratamiento que debes llevar para solucionar tu problema.

 

Averigua cuál es el precio y condiciones de las sesiones con tu psicólogo

Uno de los puntos importantes a la hora de elegir a un psicólogo u otro, es saber cuál es el precio por sesión y cuáles son las condiciones de las sesiones con tu psicólogo, es decir, la duración y los días a la semana en los que acudirás a terapia. Una buena idea para saber si el precio de tus sesiones es alto o no, es comparar los precios de las sesiones de otros psicólogos de la zona y los servicios que prestan. Si crees que te puede resultar difícil hacerlo, siempre puedes recurrir a nuestra herramienta para comprobar qué precios son los que aparecen.

Da el primer paso

¡Regístrate!

Y a ti, ¿qué se te da bien?

 

Firma un acuerdo de consentimiento para iniciar la terapia psicológica

Un punto fuerte a la hora de elegir a un psicólogo, son las garantías y condiciones que tendrás a la hora de empezar tu terapia con él. Para estar completamente seguro de que todo lo hablado se va a llevar a rajatabla y que las condiciones del servicio no van a cambiar en un futuro, es importante que firmes un acuerdo de consentimiento en el que el profesional de la psicología elegido y tú, lleguéis a un acuerdo tras haber explicado todas y cada una de las condiciones de la terapia, cuánto tiempo llevará, como será el tratamiento, en qué etapas se dividirá y cuál será el precio.

 

Busca la confidencialidad y la confianza en tu psicólogo

Lo que le cuentas a un psicólogo, no se lo cuentas a cualquiera, por ello es vital que tengas confianza en la persona que está llevando tu tratamiento psicológico. Haz todas las preguntas que necesites hacer si así vas a conseguir confiar más en tu terapeuta y, obviamente, trata el tema de la confidencialidad. En una consulta psicológica se hablan temas muy importantes e íntimos que no deben ser compartidos por parte del profesional hacia nadie, por lo que es importante que en el acuerdo de consentimiento, del que te hemos hablado en el punto anterior, queden bien explicadas las condiciones de confidencialidad entre tu psicólogo y tú.

 

¿Notas que mejoras algo con tus consultas?

Finalmente, quien debe estar contento con los resultados de la consulta eres tú. Si notas que no mejoras en tu estado psicológico, que el tratamiento que estás llevando a cabo no sirve para nada o simplemente te das cuenta de que no confías lo suficiente en tu psicólogo o en sus métodos para ayudarte, finaliza la relación con él. 

papeles con mensajes

 

Desde Wannatry esperamos que te haya servido de ayuda nuestro artículo y que, después de todo, seas capaz de encontrar al mejor psicólogo para ti. Si quieres tenerlo fácil y encontrar al mejor psicólogo de la zona con el que empezar una nueva terapia o cambiar a otro cuyo tratamiento te guste más, en Wannatry podrás encontrarlos fácilmente. Si por el contrario, eres psicólogo y quieres ampliar tu cartera de clientes, lo único que tienes que hacer es darte de alta en nuestra herramienta y crear tu anuncio. Es totalmente gratis y gracias a él podrás aumentar tus ingresos de forma rápida y fácil.

 

Artículos relacionados

  • ¿Para qué sirve la terapia psicológica?

    Pese a la cantidad de información que inunda la red y la mayor concienciación que en términos generales ha ido tomando la población, todavía existen ciertos estigmas sobre la psicología y las personas que acuden a un psicólogo. Existe una gran cantidad de mitos, tópicos y mentiras al respecto muy asentadas en una sociedad que mira con desconfianza a estos profesionales de la salud emocional.
  • Trastorno de ansiedad generalizada: Sintomas y tratamientos

    Puede que a día de hoy nuestra sociedad esté más concienciada, pero las enfermedades mentales siguen siendo mucho más frecuentes de lo que la mayoría de la gente piensa. Sólo en nuestro país, el número de personas diagnosticadas con alguna patología de este tipo ascendía a cerca del 9% de la población total, lo que demuestra la magnitud que pueden llegar a tener las enfermedades mentales si no se tratan debidamente, y eso sin contar aquellos individuos que la padecen sin que ellos ni su médico sean conscientes.
  • El TDAH en el cine y la televisión

    La capacidad que los formatos audiovisuales tienen para condicionar nuestra percepción sobre determinados aspectos culturales y sociales es sencillamente incalculable. Desde la aparición de los medios de comunicación de masas, las personas de a pie hemos interiorizado toda una serie de prejuicios y falsedades alrededor de algunos de los aspectos más invisibilizados en todo el mundo: los trastornos y enfermedades mentales tales como el autismo, TDAH, depresión o ansiedad. Ya sea por interés en perpetuar ciertos estereotipos o por falta de asesoramiento médico, lo cierto es que tanto películas y series de televisión han perpetuado desde hace décadas unos patrones que ya forman parte del imaginario colectivo pese a ser totalmente falsos.