filter_list

7 tipos de radiadores para que sepas cuál instalar en tu vivienda


Reguladores de calefaccion


Si estás pensando en hacer una reforma de tu vivienda y cambiar el sistema de radiadores que tienes en casa o simplemente has decidido instalar un sistema de calefacción porque tu vivienda no cuenta con él, es muy importante que tengas en cuenta los 7 tipos de radiadores más populares en el sector de la calefacción. Existen muchos consejos para saber cómo elegir los mejores radiadores para tu vivienda teniendo en cuenta el tamaño de ésta, el tipo de calefacción que tienes en casa e incluso la orientación de la casa, muy importante para saber si es una vivienda más sombría y fría o más cálida. Incluso nos encontramos herramientas por internet como la calculadora de radiadores de calefacción, que basándose en las medidas en metros de la habitación en la que se quiere instalar el radiador en cuestión, es capaz de decirte cuántos elementos tienes que añadir o quitar de un radiador. Desde Wannatry, te aconsejamos que, lo mejor en estos casos, es que consultes a un profesional instalador de calefacción el número y el tipo de radiador que mejor pueda calentar tu casa, dependiendo del tipo de calefacción con la que cuentes, los tamaños de las habitaciones o el rango de consumo de ese radiador. Mientras tanto, te dejamos por aquí una lista con los radiadores más comunes en la instalación de sistemas de calefacción.

 

Radiadores de hierro fundido

Radiador de hierro fundido

 

La colocación de radiadores puede ser una tarea muy costosa, sobre todo si no tienes experiencia haciéndolo. Lo más probable es que si es el caso, no conozcas mucho de este mundo, aunque lo más probable es que el primer tipo de radiador que te traemos sí que lo conozcas. Los radiadores de hierro fundido, es uno de los tipos más conocidos tanto por profesionales instaladores de calefacción como por gente de a pie. Lo más probable es que los hayas visto más de una vez, sobre todo en lugares públicos como colegios, hospitales o bibliotecas. En la actualidad se están poniendo de moda de nuevo debido, principalmente, a su aspecto vintage. Estos radiadores cuentan con una gran inercia térmica, por lo que, aunque tardan en calentarse, pueden mantener el calor durante mucho tiempo. Aunque son más caros y más pesados, la durabilidad y resistencia de estos radiadores es mayor que cualquier otro tipo, por lo que son muy recomendados por los instaladores de calefacción.

 

Radiadores de aluminio 

Radiador de aluminio

 

Los radiadores de aluminio son el segundo tipo de radiador más usado en la actualidad. Muchos instaladores de calefacción prefieren instalar este tipo de radiador ya que son mucho más ligeros que los radiadores de hierro fundido y mucho más prácticos a la hora de adaptarlo a un lugar determinado dentro de la vivienda ¿Por qué? Porque al estar formado por elementos que se pueden ensamblar y desensamblar fácilmente, se pueden adaptar a la anchura y altura necesarias. Aunque este tipo de radiador cuente con ventajas como su capacidad de calentarse rápido o su poco peso, son menos resistentes que los radiadores de hierro fundido y se enfrían mucho antes. Si finalmente te decantas por este tipo de radiador, necesitas saber que no es recomendable poner más de 12 elementos en un mismo radiador ya que su capacidad calorífica puede verse mermada.

 

Radiadores de chapa de acero

Radiador de chapa de acero

 

Los radiadores de chapa de acero son la versión simplificada de los radiadores de aluminio. No cuentan con elementos útiles, aunque algunos radiadores tienen un tipo de decoración que imita muy bien a los de aluminio, por lo que están formados por chapa de acero y según la longitud de esta chapa de acero, pueden ofrecer más o menos calor. Los instaladores de calefacción lo tienen fácil para instalarlos ya que son los radiadores de que menos pesan en el mercado. Lo bueno que tiene este tipo de radiador es que se calientan muy fácilmente, pero pierden calor muy rápidamente. Son muy baratos y pueden adaptarse muy bien a los lugares en los que se instalan, pero deben tener un espacio habilitado para su instalación.


Convectores de acero inoxidable

Convectores de acero inoxidable

 

Los convectores de acero inoxidable, son similares a los sistemas de calefacción instalados en el suelo, sólo que necesitan una zona abierta hacia el exterior para expulsar el calor. Se pueden colocar en los techos, suelos y paredes y el funcionamiento es similar al del resto de radiadores. Por ellos pasa agua proveniente de la caldera o calentador instalados y emiten calor a través de unas rendijas instaladas en la habitación. Se calientan rápidamente y también mantienen durante tiempo el calor residual, en cambio son caros de instalar y su instalación supone la realización de obras, por lo que es muy importante elegir bien al instalador de calefacción si te decides por este tipo de radiador.

Da el primer paso

¡Regístrate!

Y a ti, ¿qué se te da bien?

 

Radiadores eléctricos

Radiador electrico

 

Estos son los radiadores con la instalación más sencilla de todos los tipos de radiadores que existen en el mercado. Este tipo de radiador es una buena opción si no quieres invertir mucho dinero o mucho tiempo en la instalación de calefacción en tu vivienda. Muchos de ellos no necesitan ni ser colgados en la pared ya que cuentan con ruedas y pueden ser desplazados por tu vivienda. Eso sí, debes tener en cuenta que el dinero que no inviertas en la instalación de otro tipo de calefacción con radiadores de aluminio o radiadores de hierro fundido, puedes invertirlo finalmente en la factura de la luz ya que este tipo de radiador es de los que más consumen y, además, consumen mucha electricidad para calentar la resistencia que tienen dentro y emitir calor.

 

Radiadores de calor azul

Radiador de calor azul

 

Este tipo de radiador es una buena opción si no quieres recurrir a los radiadores tradicionales que funcionan con agua o con electricidad. Emiten calor gracias al aceite con el que cuentan dentro que al calentarse, alcanza altas temperaturas y puede conservar el calor durante mucho tiempo. Como todo, estos radiadores tienen pros y contras, por un lado conservan y dan mucho calor y pueden llegar a ser más bonitos y decorativos que los eléctricos o los radiadores de chapa de acero, eso sí, son mucho menos económicos que el resto.

 

Radiadores toalleros

Radiadores toalleros

 

Por último, te traemos este tipo de radiador que en los últimos años se ha puesto muy de moda. Los radiadores toalleros, como su propio nombre indica, hacen una doble función, la de calentar la estancia en la que se encuentran y la de mantener tus toallas secas y calentitas. Pueden ser de dos tipos según el sistema que utilicen para calentarse: de agua o eléctricos. Los de agua están unidos al sistema de calefacción de la vivienda y los eléctricos no, por lo que deben estar conectados a la red eléctrica.

Como puedes ver, existen muchos tipos de radiadores que pueden ser una gran opción a tener en cuenta en la instalación de la calefacción de tu vivienda. Como te hemos dicho antes, lo mejor es que encuentres a un profesional instalador de calefacción y en Wannatry te ayudamos a hacerlo. Sólo debes acceder a nuestra herramienta y buscarlo cerca de ti. Si tú eres el instalador de calefacción y estás interesado en aumentar tu cartera de clientes, no dudes en registrarte en Wannatry y unirte a nuestra comunidad de profesionales particulares. Publicar tu anuncio es completamente gratis y, gracias a él, puedes aumentar tus ingresos de forma fácil y rápida.


 

Artículos relacionados

  • 7 tips para que ahorres en calefacción

    Cuando empiezan los días fríos, son muchas las personas que ven mermados sus ingresos por las grandes cantidades de dinero que en algunas ocasiones se llegan a pagar por la factura de la luz, la factura del agua o la factura de la calefacción.  Otros muchos, conocen algunos trucos para reducir el consumo mensual y reducir así el gasto en las facturas. Como en Wannatry queremos que tú seas una de esas personas y logres ahorrar en la factura de la calefacción, hemos creado esta lista con algunos tips para que a partir de ahora logres ahorrar en la factura de la calefacción.